¿Qué es el steampunk?

Antes de ser considerado propiamente como un subgénero de la ciencia ficción, el steampunk era sólo un subgénero de un subgénero: sus raíces lo vinculan con el cyberpunk, una rama de la ciencia ficción que abarca universos paralelos futuristas y una tecnología mucho más avanzada que la encontrada en la época en que se narran las historias.

Las primeras obras surgieron a mediados de 1980, en forma de pequeñas novelas. En ellas, los personajes históricos del siglo XIX, como Julio Verne, son mezclados con héroes y aristócratas ficticios, creando textos originales e imaginativos.

El gran diferencial de este estilo, es justamente la tecnología: en las historias del steampunk, la tecnología de vapor (steam, en inglés) no fue rápidamente superada, desarrollándose más que todas las otras y siendo el gran invento del hombre, mientras que la electricidad aparece en segundo plano.

Con estos cambios en el curso de la humanidad, todo se ve afectado. Los científicos y los ingenieros crean diversos elementos tecnológicos de uso militar o civil, mientras que la arquitectura de las ciudades abusa de los engranajes y las estructuras metálicas.

Los primeros engranes

La literatura fue el primer medio de difusión del estilo. Tal vez las más destacadas sean las de Julio Verne, el propagador más popular del movimiento, responsable de obras muy leídas hasta el día de hoy, como «20.000 Leguas de Viaje Submarino», «La Vuelta al Mundo en 80 Días» y «Viaje al Centro de la Tierra».

En ellas, aparecen tecnologías demasiado avanzadas para la época, como submarinos y potentes excavadoras, llevaban el ser humano a lugares extraordinarios, como el fondo del mar y el núcleo del planeta.

Además, varias figuras consagradas de la literatura se interesaron, al menos durante algún tiempo, en el steampunk, como Arthur Conan Doyle (Sherlock Holmes), H. G. Wells («La Guerra de los Mundos») y Charles Dickens («Oliver Twist»).

Además, gran parte de las tramas que abordan el steampunk se ambientan en la misma época: la era victoriana, el período británico de gobierno de la Reina Victoria, de 1837 a 1901. Aún así, existen universos paralelos, en donde algunos autores consiguen temas de actualidad en una literatura especulativa.

De la literatura al cine

A pesar de que las bases más sólidas del steampunk se encuentran en la literatura, el cine y los videojuegos fueron esenciales para su popularización.

La gran mayoría consiste en películas famosas, con un elenco lleno de estrellas. Entre películas con temática central o referencias al steampunk, podemos citar «Las Aventuras de Jim West», «La Liga Extraordinaria», «Blade Runner», «Rocketeer», «Regreso al Futuro III», entre otros.

Además, incluso algunos videojuegos se centraron en la estética propia de este subgénero, creando escenarios, personajes o armas con visuales steampunk bastante detallados. Entre los títulos destacan el juego independiente de naves, Jamestown, la serie Bioshock; incluso, la serie de Final Fantasy utiliza algunas referencias a este universo, especialmente en los capítulos VI y Dirge of Cerberus: Final Fantasy VII.

Siendo, tanto el cine, como el mundo de los videojuegos, las principales razones por las que el steampunk es reconocido, hoy en día, como uno de los subgéneros más populares de la Ciencia Ficción.