La Guerra de los Mundos

La guerra de los mundos, la novela de H. G. Wells

Imagina el mundo en el siglo 19. El libro que vamos a ver hoy fue escrito, precisamente, a finales del siglo 19, teniendo, en la época, un aura apocalíptica y futurística.

H. G. Wells era fan de los escritores y de la Ciencia Ficción. Con una pasión completa por Marte, leyó los libros de Percival Lowell, quien hizo las primeras especulaciones sobre el planeta Marte, quien llegó a afirmar que sería posible que hubiera vida en el planeta rojo. Le gustó tanto de las especulaciones de Lowell, que junto a su hermano imaginaron cómo sería si los extraterrestres vinieran a nuestro planeta. Así, pensaron que los veríamos de la misma manera que los indios veían a los europeos cuando estos llegaron al nuevo mundo. Con todo esto, vino la idea de escribir sobre la invasión extraterrestre en el planeta, pero en vez de ser los indios siendo invadidos serían los gloriosos ingleses con su ejército, al fin, derrotado.

Así, La Guerra de los Mundos nos hace preguntarnos: ¿de verdad esto es posible? ¿Será que otros seres nos estudian o codician nuestro planeta?

En el libro, los invasión marciana se lleva a cabo por medio de cilindros cayendo en forma de rayos. Y ahí donde caen, forman un cráter. Después de un tiempo en que estos aparatos se mantienen inactivos, los marcianos empiezan a golpear dentro de sus cilindros, hasta que uno sale y se muestra a los habitantes del lugar.

Es en este punto de la narración que se hace una de las mejores descripciones de un extraterrestre en la historia de la literatura; donde se le describe con una frente grande, tentáculos y dueños de máquinas que lo desintegran absolutamente todo. A la vez, al no estar adaptados a la atmósfera de nuestro planeta, se muestran demasiado frágiles.

La narrativa es muy detalla, ya que nos muestra las características de los extraterrestres, de las máquinas, de las reacciones de las personas, del ejército y de la biología de los marcianos. La Guerra de los Mundos es una de esas obras que superan los límites de su tiempo y se eternizam en la literatura mundial. Escrita en 1898, por tanto, fines del siglo XIX (y debemos mantenernos atentos a este contexto de época durante la lectura), fue la primera vez en que una historia retrató la Tierra es invadida por seres de otro planeta.

«Nadie hubiera creído que, en los últimos años del siglo XIX, que este mundo era atenta y minuciosamente observado por inteligencias superiores a la del hombre…»

Así comienza el relato de Wells sobre la Tierra, más precisamente Inglaterra, invadida por marcianos en la búsqueda de construir una nueva civilización. El narrador, testigo ocular de los acontecimientos, sigue minuciosamente el proceso de descubrimiento de los objetos que caen en la Tierra, el primer contacto con las criaturas y, finalmente, el caos. La riqueza descriptiva de la obra, como hemos mencionado, es impresionante. Lo que para algunos puede parecer como lento o aburrido, se trata de un excelente ejercicio de la creatividad de Wells en imaginar situaciones, armas y resultados para algo jamás discutido en la literatura hasta ese momento.

Los marcianos, de esta forma, son presentados por Wells como seres con una inteligencia superior a la nuestra. Una civilización marciana con un grado de avance tecnológico completamente desconocido para nosotros, los humanos. Y ahí tenemos una primera crítica, sutil, sobre la arrogancia del hombre. Así, poco a poco nos vamos dando cuenta que la humanidad no cuenta con ningún arma capaz de hacer frente a los marcianos.

Además, sobresale el hecho de que Wells moldea el estereotipo del marciano, que desde entonces ha quedado inmortalizado en nuestra imaginación. Las décadas siguientes tratarán de, en los libros y en los cines, en presentar varios extraterrestres, todos, de una forma o de otra, derivados, perfeccionados o distorsionados de esa imaginación de Wells que dio vida a La Guerra de los Mundos.

El caos creado por la invasión trae un escenario de pérdida de la civilidad; un auténtico apocalipsis. Raros son los pasajes en que vemos a las personas ayudando. El panorama general es el de «cada uno valiéndose por sí mismo», sin muchas preocupaciones por la vida del otro. Esto resulta en un balance de que el legado de los marcianos puede haber sido un pequeño cambio en la visión de la vida en sociedad del hombre.

La Guerra de los Mundos es una lectura indispensable para los amantes del género de la Ciencia Ficción y para aquellos que deseen aventurarse por primera vez por sus pasillos plenos de creatividad. En suma, una novela que abrió las puertas de una generación que, en la misma época o en los años siguientes, nos legó obras únicas como las novelas de Asimov, Huxley, Orwell, K. Dick, entre otros.

La curiosidad que vale la pena destacar, aunque sea de conocimiento general, es el pánico creado en los Estados Unidos en 1938, cuando Orson Welles hizo una transmisión por radio de la narrativa de invasión de marcianos de La Guerra de los Mundos. Los oyentes creyeron que se trataba de una noticia real y varias personas buscaron protección, mientras que otros se ofrecieron para luchar contra los marcianos; por lo que el caso se volvió historia. De esto te hablaremos en detalle más adelante.

Adaptaciones al cine de La Guerra de los Mundos

La Guerra de los Mundos (1953)

Dirigida por Byron Haskin e interpretada por Gene Barry, Ann Robinson y Jack Kruschen

Sinopsis

Un locutor de radio, explica cómo las armas de guerra se hicieron más poderosas, destructivas y mortales durante el siglo XX El locutor habla sobre cómo los habitantes de Marte tuvieron que abandonar su planeta, que está muriendo, y buscar un nuevo lugar para vivir. En una pequeña ciudad de California, Linda Rosa, los habitantes están excitados cuando un meteorito en llamas desciende en las colinas, haciendo Clayton Forrester (Gene Barry), un científico, llegue al lugar acompañado de otros dos científicos para investigar lo sucedido. Una pequeña multitud se formó en el lugar, donde se incluye Sylvia Van Buren (Ann Robinson). Percatándose de que el meteoro está todavía muy caliente para una aproximación, Clayton decide quedarse en la ciudad y esperar, mientras que hombres se mantienen de guardia en el lugar. De pronto se escucha un sonido extraño, como si abrieran la parte de arriba del meteorito. Así, de la parte superior fuera emerge una sonda larga, que se asemeja a la cabeza de una serpiente. Los guardias deciden mostrar que son pacíficos y caminan a la máquina con una bandera blanca. No obstante, con un sonido intenso, los hombres son desintegrados inmediatamente, quedando claro que una guerra está por empezar.

Guerra de los Mundos (2005)

War of the Worlds o Guerra de los Mundos en hispanoamérica, es una película de catástrofe de suspense y ciencia ficción estadounidense de 2005, siendo una adaptación libre de la novela de H. G. Wells, dirigida por Steven Spielberg y escrita por Josh Friedman y David Koepp. Es protagonizada por Tom Cruise como Ray Ferrier, un hombre divorciado lejos de sus hijos (Dakota Fanning y Justin Chatwin). Así, mientras cuida a sus hijos durante una temporada, el planeta es atacado por extraterrestres que surgen del suelo (vagamente basado en las descripciones originales de H. G. Wells) conduciendo Trípodes; pronto, los ejércitos de la Tierra están derrotados, mientras que Ray intenta proteger a sus hijos y huir a Boston para unirse a su ex-esposa.

Adaptación a la radio

La Guerra de los Mundos es un episodio de la serie antológica de radio-teatro estadounidense The Mercury Theatre on the Air. Fue presentado como un episodio de Halloween de la serie el domingo, 30 de octubre de 1938, y transmitido por la cadena de radio de la Columbia Broadcasting System. Dirigido y narrado por el actor y futuro cineasta Orson Welles, el episodio fue una adaptación de la novela La Guerra de los Mundos (1898), de H. G. Wells. Se hizo famoso por supuestamente causar pánico en masa, aunque la escala del pánico no fue tal como se suele creer, ya que el programa contaba con relativamente pocos oyentes. No obstante, se afirma que se registró un suicidio por dicha transmisión.

El legado de H.G Wells

Los libros de Wells generaron obras derivadas que se han convertido en legendarias. Entre las más de 15 obras inspiradas en las creaciones del autor, la más célebre es la dramatización del libro para el radio ideada por Orson Welles en las vísperas de la Segunda Guerra Mundial. Mezclando boletines de noticias, con música en vivo, en donde los oyentes creyeron que se trataba de una invasión marciana verdadera.

Wells es uno de los padres fundadores de la ciencia ficción. Él fue el primero en imaginar que la Tierra podría ser invadida por extraterrestres del mal. Sin él, nuestra historia con los extraterrestres sería completamente diferente.

En sus obras, Wells trató de imaginar una civilización más humanista que la nuestra. Él quería cambiar el mundo, y lo hacía mezclando teorías científicas y críticas a la sociedad.